lunes, 15 de febrero de 2016

Capítulo 11: La Saeta de Fuego

En el undécimo capítulo de Harry Potter y el prisionero de Azkaban, Harry está tan enfadado con Sirius Black como para cometer una locura, pero por suerte o por desgracia se ve distraído por las circunstancias.

Como era de esperar, tras escuchar la conversación en Las Tres Escobas Harry está furioso y confuso, tanto por el hecho de que sus padres fueran traicionados por un amigo íntimo (creo que hasta le hace recelar de sus propios amigos, más con los eventos de este capítulo) como porque los adultos de su vida le  han estado ocultando esta verdad. No se hace mucho hincapié en esto ahora mismo, pero en La Orden del Fénix buena parte de los conflictos se deberán a la insistencia de los adultos en ocultar a Harry cosas que él cree que debería saber, con consecuencias fatales cuando se entera por accidente; la situación actual parece anticipar todo aquello.

Ron y Hermione tratan de quitarle de la cabeza a Harry las ideas de venganza, pero como suele decirse, un clavo saca otro clavo, y la desgracia de Harry queda a un lado debido a la desgracia de Hagrid, que ha recibido el fallo acerca del incidente con Malfoy; si bien no se considera a Hagrid culpable de lo sucedido, se ha decidido juzgar si ejecutar a Buckbeak, con lo que el guardabosques queda desolado.

Dejando a un lado sus problemas, Harry, Ron y Hermione se dedican a ayudar a Hagrid a preparar la vista mientras se va acercando la Navidad, este año más solitaria que nunca porque casi todos los alumnos y profesores se han ido a sus casas, cosa bastante lógica dadas las circunstancias.

La dedicación de Harry a su amigo no dura mucho, porque llega la Navidad y él y Ron se distraen con los regalos, especialmente con uno: una Saeta de Fuego, completamente nueva y sin ningún remitente. En principio esto no es un problema, no es la primera vez que Harry recibe un regalo así (hasta Ron referencia la capa invisible), pero Hermione sospecha enseguida que puede ser un intento de asesinato por parte de Sirius Black.

Como siempre, las intenciones de Hermione son buenas, pero su ejecución deja que desear. Está claro que tiene sospechas desde el principio, pero en lugar de declararlas abiertamente sin más, hace vagas alusiones a que la Saeta de Fuego es un regalo sospechoso, que Harry y Ron, extasiados con la escoba, no toman en cuenta.

Tras una divertida cena de Navidad con la confrontación McGonagall-Trelawney (es raro ver a McGonagall tan sarcástica y me encanta), Hermione acude a la profesora para contarle lo de la escoba, provocando que esta se la confisque a Harry por su seguridad hasta que la hayan investigado.

A ver, yo no digo que sea una mala acción, es evidente que la Saeta de Fuego es un regalo sospechoso y es necesario investigar si es segura antes de arriesgarse a una tragedia; pero ¿le hubiera costado mucho a Hermione hablar con Harry primero?

"Oye, Harry, creo que es probable que Sirius Black te haya enviado la Saeta de Fuego en un intento de acabar contigo. Antes de probarla deberíamos asegurarnos de que no tiene ningún problema". Con eso hubiera bastado, y si Harry no cede después de eso la culpa será enteramente de él, pero Hermione tiene la manía de pensar que tiene que tomar ella las decisiones, como con el tema de Crookshanks, y eso genera problemas. Aún tiene que aprender mucho sobre relaciones sociales...

Observaciones y curiosidades:
  • El dedo de Peter que encontraron tras su supuesta muerte a manos de Sirius se lo cortó él mismo para poder vender la versión de su muerte; en su forma de Scabbers también le falta ese dedo, y esa es la razón de que Sirius esté convencido de que Scabbers es Peter (más allá de que sabe cómo es su forma de rata).
  • Aquí, en España, puede parecer un poco raro que Harry, Ron y Hermione busquen casos antiguos para ayudar a Hagrid, pero esto es porque en Gran Bretaña los juicios ya resueltos se consideran un precedente y se pueden usar como pruebas en juicios futuros; aquí no se contempla tal situación.
  • La mantícora es un peligroso animal mágico originario de Grecia (y procedente de la mitología griega), imposible de dominar salvo para magos muy experimentados. 
  • En el original, Harry no dice que no vea a Lupin haciendo un regalo como la Saeta de Fuego, sino que no cree que se lo pueda permitir.
  • Una vez más, parece que el chivatoscopio está reaccionando ante Scabbers; me parece probable que lleve todo el curso reaccionando pero no lo hayan oído por estar dentro del baúl de Harry.
  • Cuando al salir del Gran Comedor Hermione dice que va a hablar con la profesora McGonagall, en el original Ron no dice que seguramente quiera que les dé más clases, sino que seguramente querrá preguntarle si ella puede ir a más clases de las que ya va. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario