lunes, 8 de mayo de 2017

Capítulo 12: La profesora Umbridge

En el capítulo 12 de Harry Potter y la Orden del Fénix, Harry, Ron y Hermione empiezan el quinto curso con un fastidio detrás de otro, culminando en una confrontación con la profesora Umbridge.

Al despertarse el primer día, Harry sigue enfadado por lo de Seamus, y lo paga con sus amigos, que empiezan a estar un poco hartos ya.

Por su parte, Hermione toma cartas en el asunto con Fred y George, que como era de esperar no tienen muchas ganas de hacer caso a los nuevos prefectos. Ron prefiere no intervenir con sus hermanos, llevando a un conflicto entre los dos, irónicamente molestando a Harry.

El primer día de quinto deja claro que no va a ser un curso divertido, pues en junio deben presentarse a los TIMO, los exámenes que decidirán a qué trabajos pueden aspirar en el futuro. Por tanto, los profesores suben el nivel y cargan de trabajo a los alumnos.

Tras una clase normal de Historia de la magia y una breve conversación con Cho, el cabreo de Harry aumenta con el Snape, que sigue en sus trece de tratar peor a Harry que al resto. Como resultado, Harry llega a Defensa contra las Artes Oscuras ya con bastante mala uva.

Umbridge, que hasta el momento podría parecer simplemente estirada o poco adecuada para dar clase, se refleja en este capítulo como es. Trata a sus alumnos de quince años como si tuvieran cinco, los ignora mientras les manda una lectura sin explicación alguna y cuando recibe preguntas las esquiva mientras sigue tratando a sus alumnos como niños.

Como es lógico, la clase no reacciona bien a saber que no van a practicar conjuros en la clase, no solo por interés, sino porque, como apunta Parvati, el TIMO de la asignatura incluye una parte práctica. Al final, Harry estalla y se enfrenta a ella, con el resultado de perder puntos, un castigo y ser enviado con la jefa de su casa.

Eso es lo peor de todo, porque los alumnos tienen que hacer lo que dice, dado que tiene autoridad sobre ellos. McGonagall recomienda sabiamente a Harry que se mantenga al margen, porque estos estallidos no le van a hacer bien ni a él ni a nadie, y las cosas ya están lo bastante mal.

Y la semana sólo acaba de empezar.

Observaciones y curiosidades:

  • Hay un fallo de traducción cuando Hermione dice que los gemelos necesitarán permisos para abrir su tienda; en inglés dice premises, que aunque se parezca no significa permiso, sino local.

  • En la traducción falta un párrafo entero durante la clase de Defensa​, entre que Harry ve a Hermione con la mano levantada y Umbridge decide hacerle caso. Dice así:
"Harry no podía recordar que Hermione se hubiera negado alguna vez a leer cuando se lo pedían, o de hecho que hubiera resistido la tentación de leer cualquier libro que se le pusiera por delante. La miró de manera inquisitiva, pero ella simplemente agitó ligeramente la cabeza para dar a entender que no iba a responderle, y siguió mirando a la profesora Umbridge, que estaba mirando en otra dirección con la misma resolución."

No hay comentarios:

Publicar un comentario