lunes, 31 de octubre de 2016

Capítulo 25: El huevo y el ojo

En el capítulo 25 de Harry Potter y el cáliz de fuego, Harry decide salir de noche para descubrir la pista del huevo, y descubre ciertas revelaciones.

Ah, la clásica salida nocturna por Hogwarts. Técnicamente ya se hizo antes en este libro, pero entonces Harry quería salir fuera para quedar con Hagrid, así que es ahora cuando se trata la tensión de "que no me pillen".

Gracias al mapa del merodeador, Harry puede saber quién anda cerca, así que llega al baño de prefectos sin problemas. Una vez allí, recibe la inestimable ayuda de Myrtle para averiguar que el huevo se entiende si se abre bajo el agua. Probablemente el enigma estaba pensado para que el campeón descubriera que el huevo cantaba en sirenio, pero bueno.

Aunque aún no sabe algunas cosas, Harry decide dejarlo ahí y seguir al día siguiente, pero en el camino de vuelta ve algo raro en el mapa: Bartemius Crouch en el despacho de Snape.

Como Harry ni siquiera sabe de la existencia de Barty hijo, se extraña de que Crouch, supuestamente enfermo, se cuele en Hogwarts sin motivo, y va a ver qué pasa.

Lamentablemente, ya ha estirado mucho su suerte, y en su embobe se traba en un falso escalón, se le caen el mapa activado y el huevo, el cual se abre y atrae a Filch y a Snape, así como alerta a Barty para que huya del despacho, dejando con las prisas pruebas de que ha entrado alguien.

Todos ellos se reúnen en el mismo sitio, y Snape se acerca mucho a pillar a Harry, pero Barty decide cubrirle (le necesita, al fin y al cabo) y ahuyenta a Snape aludiendo a su pasado como mortífago.

Es muy curioso: tanto Barty como Moody odian a los mortífagos que se han librado de prisión, aunque por motivos muy diferentes, así que Barty puede ser él mismo cuando aborda el tema. Así se desfoga.

Cuando Barty se entera de la existencia del mapa del merodeador, es muy consciente de lo cerca que ha estado de ser descubierto, así que se lo pide a Harry para librarse de futuros riesgos y de paso aprovecharlo para futuros esfuerzos. ¿He dicho ya que el tío es muy bueno en lo que hace?

Así, Barty se va con más de lo que había salido a buscar, mientras que Harry se queda intentando juntar las piezas mientras trata de descubrir lo más acuciante: cómo se supone que va a aguantar una hora bajo el agua.

Ya va a ser noviembre, así que toca texto de Pottermore. Este mes será el nuevo sobre el MACUSA, que junto a los otros dos sobre Norteamérica servirán como preparación para Animales Fantásticos. ¡No os lo perdáis!

Observaciones y curiosidades:
  • Snape menciona que ya han robado antes ingredientes para pociones de su despacho, referenciando a cuando Hermione lo hizo para la poción multijugos en La cámara secreta.
  • En realidad, Snape pilló a Barty robando ingredientes de su despacho en otra ocasión, y se inventó que Dumbledore le había pedido investigar para salir del paso.
  • Snape reconoce el mapa del merodeador de cuando se lo confiscó brevemente a Harry en El prisionero de Azkaban.
  • Reflexivamente, Snape se toca el antebrazo, donde se encuentra la Marca Tenebrosa. Ya vimos algo parecido con Karkarov.
  • En el original se menciona que Barty adopta una expresión de alarma cuando Harry le dice que ha visto a su padre en el mapa, seguramente por darse cuenta de lo cerca que ha estado de ser descubierto.
  • La cosa es que el consejo de Barty es lo que le dará interés a Harry para ser auror tras salir de Hogwarts, si bien hubo más factores (él mismo reflexiona en la ironía de que un mortífago le animara a escoger tal carrera).

No hay comentarios:

Publicar un comentario