jueves, 3 de noviembre de 2016

El Mágico Congreso de USA (MACUSA)

El texto de Pottermore de este mes tratará sobre esta organización, equivalente al Ministerio de Magia en Gran Bretaña. Es recomendable leer este texto teniendo en cuanta aquellos sobre historia de la magia en Norteamérica y la escuela Ilvermorny:

"El Congreso Mágico de los Estados Unidos de América, conocido por los magos y brujas americanos por la abreviatura MACUSA fue creado en 1693, siguiendo a la introducción del Estatuto Internacional del Secreto Mágico. Los magos de todo el mundo habían llegado a un punto crítico, sospechando que podrían llevar vidas más libres y felices si construían una comunidad secreta que ofreciera su propio apoyo y tuviera sus propias estructuras. Este sentimiento fue particularmente fuerte en América, debido a los recientes Juicios de las Brujas de Salem.

El MACUSA se modeló en base al Consejo de Magos de Gran Bretaña, el predecesor del Ministerio de Magia. Fueron elegidos representantes de comunidades mágicas de toda Norteamérica para el MACUSA con el fin de crear leyes que politizaran y protegieran a la comunidad mágica americana.

El fin principal del MACUSA fue librarse de los rastreros, magos corruptos que cazaban a sus compañeros mágicos por beneficio personal. El segundo gran esfuerzo legal del MACUSA fue ocuparse del gran número de criminales magos que habían huido a América desde Europa y más allá, precisamente por la falta de unas leyes como las que existían en sus países de origen.

El primer presidente del MACUSA fue Josiah Jackson, un mago belicoso que fue votado para el cargo por sus compañeros representantes porque le consideraron lo bastante duro como para tratar con las dificultades de la era posterior a los Juicios de las Brujas de Salem.

En estos primeros años, el MACUSA no tenía un punto fijo de reunión. Los encuentros se producían en diferentes localizaciones para evitar la detección de los no-maj.

Aplicación de la ley:

La prioridad inmediata del presidente Jackson fue reclutar y entrenar aurores. Los nombres de la primera docena de voluntarios en entrenar como aurores en los Estados Unidos tienen un lugar especial en la historia mágica del país. Hubo tan pocos, y los desafíos que enfrentarían serían tan grandes, que sabían que podían tener que dar sus vidas cuando aceptaron el trabajo. Los descendientes de estos magos y brujas han recibido un respeto particular en los Estados Unidos desde entonces. Los doce originales fueron:

Wilhelm Fischer
Theodard Fontaine
Gondulphus Graves
Robert Grimsditch
Mary Jauncey
Carlos López
Mungo MacDuff
Cormac O´Brien
Abraham Potter
Berthilde Roche
Helmut Weiss
Charity Wilkinson

De estos doce sólo dos llegaron a viejos: Charity Wilkinson, que se convertiría en la tercera presidenta del MACUSA, y Theodard Fontaine. cuyo descendiente directo Agilbert es el actual director de la Escuela Ilvermorny de Magia y Hechicería. También son notables Gondolphus Graves. cuya familia sigue teniendo influencia en la política mágica americana, y Abraham Potter, cuya relación distante con el famoso Harry Potter sería descubierta por dispuestos geneálogos siglos después.

Desafíos:

América siguió siendo uno de los entornos más hostiles para las personas mágicas, principalmente por los descendientes de los rastreros, que se habían desvanecido de forma permanente en la comunidad no-maj y que mantenían viva la sospecha de la magia. Al contrario que en la mayoría de los países occidentales, no había cooperación entre el gobierno no-maj y el MACUSA.

Inicialmente, se creó un edificio encantado en los Montes Apalaches como cuartel del MACUSA, pero con el tiempo se convirtió en una localización inconvenientemente remota, especialmente dado que los magos, al igual que los no-maj, se estaban congregando cada vez más en las ciudades.

En 1760, el MACUSA se mudó a Williamsburg, Virginia, hogar del peculiar presidente Thornton Harkaway. Al presidente Harkaway se le atribuye la crianza de crups, perros muy similares a los Jack Russells, aparte de la cola bífida. La devoción del crup a los magos sólo es superada por su agresividad hacia los no magos. Desafortunadamente, la manada del presidente Harkaway asaltó a varios no-maj locales, que después de aquello sólo pudieron ladrar durante dos días. Esta ruptura del Estatuto del Secreto llevó a que Harkaway abandonara el cargo en desgracia. (Puede que no sea una coincidencia que Williamsburg sea la primera ciudad de los Estados Unidos en abrir un hospital psiquiátrico especializado. Los avistamientos de cosas raras alrededor de la residencia del presidente Harkaway podrían deberse a la admisión en el psiquiátrico de no-majs que, de hecho, estaban perfectamente cuerdos).

El MACUSA se mudó a Baltimore, donde vivía el presidente Able Fleing, pero el comienzo de la Guerra de Independencia, seguida de la llegada del Congreso no-maj a la ciudad, puso al MACUSA comprensiblemente nervioso y partieron a Washington.

Fue en Washignton donde la presidenta Elizabeth McGilliguddy presidió el infame debate "¿País o bondad?" de 1777. Miles de brujas y magos de toda América fueron al MACUSA para asistir a este encuentro extraordinario, para el que se tuvo que agrandar mágicamente la Gran Cámara de Reuniones. El tema de debate fue: ¿debía la comunidad mágica su alianza al país en el que habían formado sus hogares, o a la comunidad oculta mágica global? ¿Estaban moralmente obligados a unirse a los no-maj americanos en su lucha por la liberación frente a los muggles británicos? ¿O aquella, simplemente, no era su lucha?

Los argumentos a favor y en contra de la intervención fueron extensos y la lucha se hizo feroz. Los pro intervencionistas argumentaban que podrían salvar vidas; los anti intervencionistas afirmaban que los magos arriesgaban su seguridad revelándose en batalla. Se enviaron mensajeros al Ministerio de Magia en Londres para preguntar si ellos pretendían luchar. Les respondieron con un mensaje de cinco palabras: "en ésta no nos metemos". La famosa respuesta de McGilliguddy fue aún más corta: "Como veáis". Aunque oficialmente las brujas y magos americanos no se metieron en combate, extraoficialmente hubo muchas instancias de intervenciones para proteger a vecinos no-maj, y la comunidad mágica celebró el Día de la Independencia junto al resto de la sociedad americana, aunque no necesariamente a su lado.

Una de las leyes mágicas americanas más significativas fue creada en 1790, cuando el MACUSA aprobó un edicto para forzar la segregación total de las comunidades mágicas y no-maj. La Ley de Rappaport, nombrada por la entonces presidenta Emily Rappaport, fue creada como resultado de una de las peores rupturas del Estatuto Internacional del Secreto jamás vista, una ruptura en la que la hija del guardián del tesoro y los dragots de Rappaport y un descendiente de rastreros casi exponen la existencia de la magia por todo el mundo. Tras aprobarse la Ley de Rappaport, el matrimonio e incluso la amistad entre magos y no-majs se volvió ilegal en los Estados Unidos.

El cuartel del MACUSA permaneció en Washington hasta 1892, cuando una rebelión imprevista de la población del Pie Grande causó otra brecha de seguridad. Los historiadores culpan de la rebelión a Irene Kneedander, jefa del Cuerpo para la Protección de las Especies Mágicas (Humanoides), cuya interpretación del trabajo había sido atacar a cualquier Pie Grande que "se pasara de la línea". La llegada a Washington del Pie Grande necesitó de desmemorizaciones en masa y grandes reparaciones para el cuartel.

El MACUSA necesitaba un nuevo refugio, y durante el  varios años los magos se infiltraron en el equipo de construcción de un nuevo edificio de Nueva York. Para cuando el Edificio Woolworth estuvo terminado, podía servir para no-majs y, si se activaba con los conjuros correctos, transformarse en un espacio para magos. La única marca externa de la nueva localización secreta del MACUSA era la lechuza tallada en la entrada.


El MACUSA en los años 20:

Como con los otros cuerpos gubernamentales mágicos, el Departamento de Seguridad Mágica es el departamento más amplio del MACUSA.

La Ley de Rappaport aún seguía operativa en los años 20 y varias oficinas del MACUSA no tenían un contraparte en el Ministerio de Magia; por ejemplo, una subdivisión encargada de la confraternización con no-majs y una oficina que otorga y verifica los permisos de varitas, que todos, ciudadanos y visitantes, debían llevar en los Estados Unidos.

Una diferencia significativa entre los gobiernos mágicos de los Estados Unidos y el Reino Unido era la pena por crímenes serios. Mientras que los magos y brujas británicos eran enviados a Azkaban, los peores criminales en América eran ejecutados.

En los años 20 la presidenta del MACUSA era Seraphina Picquery, de Savannah. El Departamento de Seguridad Mágica estaba dirigido por Percival Graves, un muy respetado descendiente de los doce aurores americanos originales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario