lunes, 25 de enero de 2016

Capítulo 8: La huida de la Dama Gorda

En el octavo capítulo de El prisionero de Azkaban, se acerca Halloween y Harry debe afrontar que al final no podrá ir con los demás a Hogsmeade, aunque quizá debería preocuparse por otras cosas más importantes.

Después de la lección magistral de Lupin (a la que han seguido otras igual de estupendas), es normal que su clase se convierta en la favorita de todos (excepto de Malfoy, pero eso es porque es un idiota; fijaos que su participación en este capítulo se resume en fastidiar a otros para llamar la atención, sin que nadie le haga ni caso. ¿No tiene nada mejor que hacer con su vida?), pero las demás asignaturas están siendo bastante peores, sobre todo Pociones, pues Snape no se ha tomado muy bien la afrenta a su persona. Pobre Neville.

Por suerte para Harry, comienza la temporada anual de quidditch, y puede distraerse de estas cosas con los entrenamientos. Wood, que está cursando su último año en Hogwarts, tiene muy claras sus preferencias; tienen que ganar la competición este año porque no quiere graduarse sin haberla ganado. Uno diría que en su último curso tendría cosas mejores en las que pensar, pero al fin y al cabo hablamos de Wood. A lo mejor ganar la copa de quidditch te da puntos para entrar en un equipo profesional.

Encontramos a Harry volviendo del entrenamiento una tarde de octubre y enterándose de que la primera salida a Hogsmeade va a ser el día de Halloween, y es el único de su curso que no puede ir. No todo es malo, pues durante el día Harry tiene una interesante conversación con Lupin que revela varias incógnitas, como el porqué Lupin no permitió a Harry enfrentarse al boggart en la primera clase. Lupin y Harry tienen una química estupenda, si bien quizás se toman demasiadas confianzas, sobre todo por parte de Harry, que no sabe que Lupin fue amigo de su padre.

La escena con Snape, en cambio, está bastante forzada. Hasta ahora sabemos que Snape no traga a Lupin y no es sólo porque le haya quitado el puesto de profesor, algo que choca con su familiaridad profesional en esta escena. Para mí está claro; Snape es muchas cosas, pero es también un experto en pociones y para él sería un sacrilegio adulterar una poción, no importa el motivo. Quieren jugar a que Snape puede ser el malo, pero al menos en este libro está de más.

Antes de comentar el final quiero hablar de la subtrama de Ron y Hermione con sus mascotas. Dejando a un lado la verdadera identidad de Scabbers, opino que Ron tiene razón, por muy paranoico que esté: Hermione es muy permisiva con Crookshanks y si el gato ha demostrado que no tiene autocontrol pues hay que mantenerlo alejado de Scabbers o enseñarle, pero parece que Hermione cree que con decir que Crookshanks sólo está siguiendo sus instintos todo está bien. Un poco de responsabilidad con tu mascota, chica.

Por supuesto, todo queda eclipsado cuando se descubre que Sirius Black ha entrado en Hogwarts durante el banquete de Halloween y ha intentado entrar en la torre de Gryffindor. Lo que antes era una amenaza visible pero lejana ahora está aquí mismo, y las cosas van a tener que cambiar acorde a eso.

Observaciones y curiosidades:
  • Tanto los gorros rojos como los kappas son criaturas del folklore; aunque los gorros rojos pertenecen al folklore inglés, los kappas son originarios de las leyendas japonesas.
  • Ciertamente la palabra "rata" es femenina en español, pero tal como Ron habla de Scabbers se diría que es hembra, o que Ron lo cree; en el original, Ron se refiere a Scabbers con pronombres masculinos.
  • A Harry no le impresiona mucho la opinión de Percy de que Hogsmeade no es para tanto, pero es cierto que, después de la novedad, los alumnos van allí cada vez menos; en este capítulo Harry ve a alumnos mayores que no han querido ir, y para cuando ellos están en quinto curso ya apenas les interesa.
  • En el original, se menciona que Ron y Hermione hicieron las paces antes de ir a Hogsmeade en beneficio de Harry. 
  • Los grindylows también proceden del folklore inglés; algunos grindylows habitan en el lago de Hogwarts, y Harry se las verá con ellos en la segunda prueba del Torneo de los Tres Magos.
  • En el original Harry dice que no pensó en Voldemort cuando intentó imaginarse lo que más miedo le daba, pero en el anterior capítulo vemos que sí lo hizo; en la traducción dice que pensó en él al principio.
  • Según el original, no es que añadir azúcar a la poción que Snape le hace a Lupin (la poción matalobos) no sirva para nada, sino que añadirlo anula por completo sus efectos. 
  • Recordemos que la noche de Halloween fue el día en el que Voldemort mató a los padres de Harry; más allá de motivaciones estratégicas, pues podría llegar hasta Peter en la torre sin que nadie se diera cuenta, me parece muy probable que Sirius se viera motivado a hacer el intento de entrada por ser esa fecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario