jueves, 22 de diciembre de 2016

Animales fantásticos y dónde encontrarlos: la película (sin spoilers)


Película dirigida por David Yates, director de las cuatro últimas películas de la saga Potter, Animales fantásticos y dónde encontrarlos es una precuela/spinoff de la saga, basada en parte en el libro del mismo nombre pero en buena medida con un argumento original y personajes inéditos. Es la primera de una saga que compondrá cinco películas.

Pues aquí está, la primera de una serie de películas sobre el universo Potter que nadie había pedido realmente, pero que vale la pena comentar ahora que ha llegado. No se puede pasar por alto la naturaleza sacacuartos que desprende esta saga, más aún con el anuncio de que las tres películas llegarían a ser cinco, pero por sí misma la película es bastante digna de formar parte de este creciente universo, si bien resulte inferior a las de la saga principal, algo que de todas formas probablemente era inevitable.

El protagonista de la película es Newt Scamander, el autor del libro ficticio que da nombre a la película, interpretado por Eddie Redmayne. Newt es un magizoólogo de Gran Bretaña que llega a Nueva York en 1926 con un propósito en particular (que no desvelaré), y que se ve arrastrado a la trama principal cuando los animales que mantiene en su maletín por propósitos de investigación huyen por la ciudad.

Mientras Newt se preocupa de recuperar a sus criaturas, el MACUSA está tratando de averiguar la identidad de algo que está matando a la gente y causando destrozos, mientras que reciben presión de los otros ministerios porque el mago tenebroso Grindelwald podría estar en Norteamérica y quizás relacionado con el misterioso ente.

Redmayne da al personaje un punto tímido, casi antisocial, con una clara pasión por las criaturas fantásticas que causa extrañeza entre los magos de su época; una de las motivaciones de Newt es conseguir que los magos acepten a las criaturas mágicas como parte de su mundo, pues para salvaguardar el secreto muchas veces eran casi extinguidas.

Cuando está con otras personas, sin embargo, Newt se vuelve callado y tímido, sin muchas ganas de relacionarse y con claras intenciones de escabullirse cuanto antes. Sin embargo, según se va haciendo a los otros personajes de la película, entabla con ellos una fuerte relación, y al final del filme se le ve tan cómodo con ellos como con sus criaturas.

Lo que realmente hace que uno se identifique con Newt es que llega a Nueva York como llegamos los fans de Harry Potter a la película: es decir, con un gran conocimiento sobre la magia, pero sin saber demasiado sobre cómo viven los magos en Norteamérica. A Newt se le ve cómodo ejecutando conjuros y abordando situaciones como un mago adulto, una perspectiva que falta en buena parte en la saga original, por razones obvias. Es fresco y resulta agradable.

Para los novatos a este universo, si es que existe alguien así que vaya a ver esta película, tenemos a Jacob Kowalski (Dan Fogler), un muggle, o no-maj, que se ve involucrado con Newt por accidente, y a quien ayuda a recuperar a sus criaturas perdidas. Si bien es inevitable que un muggle requiera de algunas explicaciones sobre la magia, no es esa su función, y realmente hace buena pareja con Newt, aportando humor, soluciones mundanas cuando hacen falta, y su conocimiento de las calles de Nueva York. Querrás tener siempre un poco más de Jacob.

Redondeando al equipo de los "buenos" tenemos a las hermanas Goldstein, Tina y Queenie (Katherine Waterston y Alsino Sudol, respectivamente), que trabajan en el MACUSA y también ayudan a Newt en la medida de lo posible. Especialmente Tina, que se acabará casando con Newt, destaca por estar relacionada con el otro argumento de la película, y es la conexión entre ambos. Queenie, que es capaz de usar la legeremancia de forma innata, es un personaje interesante, pero no aporta demasiado.

En el otro lado del espectro, tenemos al MACUSA, que cree que lo que está matando gente y las criaturas de Newt están relacionadas. El rostro del MACUSA es su presidenta Serafina Picquery (Carmen Ejogo), pero la mayor carga antagonista es de Percival Graves (Colin Farrell), que está especialmente interesado en la causa de las muertes y en sus posibles usos.

Aparte de ellos, está también la Sociedad del Nuevo Salem, que sigue la senda de los rastreros y busca demostrar ante el mundo la existencia de los magos, y la situación actual les da una buena oportunidad. Sin embargo, no todos en la Sociedad piensan igual, y las motivaciones de los miembros individuales serán clave para el final de la película.

El argumento salta entre ambas tramas y la relación entre ellas es bastante tenue, así que la película sufre de un problema de ritmo y de no poder desarrollar bien a algunos personajes para explicar cada trama de forma más amplia. Al principio recuperar a las criaturas perdidas es la prioridad, pero después se deja demasiado a un lado para volver a ella en momentos extraños.

La mejor parte de la película, como era de esperar, es la recreación de las criaturas fantásticas. Lógicamente, no aparecen todas las del libro original, pero aparecen casi una docena y todas ellas se comportan como describe el libro. Las escenas con las criaturas derrochan humor y cariño, y son de las más entretenidas.

El final no es especialmente abierto, pero deja alguna trama suelta para próximas entregas, especialmente el pasado de Newt, su relación con Tina, y Grindelwald, del que no se dice mucho en esta película pero que parece prometer una mayor inclusión en el futuro, quizás con una aparición de un Dumbledore joven.

Aunque no es una gran película, los fans de Harry Potter la disfrutarán, especialmente las referencias y conceptos que sólo ellos sabrán apreciar. No se puede decir que Animales Fantásticos sea la película que desean los fans, pero sin duda serán ellos quienes mejor la aprecien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario