lunes, 9 de mayo de 2016

Harry Potter y el prisionero de Azkaban: la película


Esta semana toca la reseña de la adaptación cinematográfica de El prisionero de Azkaban. Al contrario que las dos películas anteriores, que eran muy similares la una a la otra en estilo y características, esta película introdujo algunos cambios.

El primero de ellos fue que Chris Columbus, que había dirigido las anteriores películas, abandonó el puesto. Aunque le hubiera gustado seguir con la saga hasta el final, no se veía capaz de mantener el ritmo solicitado, si bien se mantuvo como productor.

Su relevo fue Alfonso Cuarón, un novato en la saga. Al principio rechazó la oferta por desconocimiento de los libros, pero cambió de idea cuando su compañero director Guillermo del Toro le dijo que sería un tonto si no aprovechaba la ocasión; interesado, Cuarón se leyó los tres primeros libros en una semana, y aceptó el trabajo con entusiasmo, convertido ya en todo un potterfanático.

Tanto el cambio de director como la desafortunada muerte de Michael Gambon, que interpretaba a Albus Dumbledore, entre otros factores, retrasaron la emisión de la película hasta 2004, dos años después de La cámara secreta. Incluso se habló de sustituir a los protagonistas porque habían crecido demasiado para hacer de chicos de trece años, aunque por suerte no fue así, pues el público ya se había hecho a ellos.

La llegada de Cuarón supuso un cambio en el estilo de las adaptaciones de la saga; lo que hasta entonces fue una adaptación más o menos paralela a la novela se convirtió en una más pragmática del argumento, sin seguir al pie de la letra los acontecimientos pero mostrando todas las pautas de la trama.

Este cambio no sentó bien a muchos fans de la saga, pero muchos otros alabaron ese nuevo estilo. Cuarón respeta la oscuridad que rodea a esta novela, con varios planos en claroscuro que reflejan los conflictos internos de Harry, pero también introduce escenas de levedad para equilibrar el ambiente.

Personajes:

Aunque esta película introduce varios nuevos personajes, la trama lógicamente descansa sobre Daniel, Rupert y Emma, a quienes se les ve más mayores y confiados en sus roles. Como es lógico, vemos más de Daniel como Harry, y el chaval aporta buenas emociones al personaje, y su dolor interno. También se ve mucho de Emma, que presenta muy bien la tensión que está sufriendo Hermione este curso. Tristemente, el Ron de Rupert no sale demasiado y es más un personaje cómico, aunque Rupert trabaja bien con lo que le dan.

Richard Harris toma el relevo como Dumbledore y, sin dejar a un lado del todo la imagen de anciano sabio que rodea al director, se centra más que su predecesor en la extravagancia del personaje; su Dumbledore resulta muy animado de ver.

En cuanto a los personajes nuevos, tenemos a David Thewlis, que aporta a Lupin los sentimientos de nostalgia y cariño que siente cuando está con Harry y Sirius. Sus frecuentes charlas con Harry, en las que alecciona y aconseja al hijo de su amigo, están llenas de emociones.

Emma Thompson, que interpreta a la profesora Trelawney, le da a su personaje un entusiasmo y una espectacularidad genial; sobre todo su contraste con Hermione resulta digno de verse. Su escena con la profecía es aún mejor, la actriz hace muy bien el contraste entre la voz grave y la aguda. Sus escenas, aunque intrascendentes, son muy entretenidas.

Timothy Spall como Peter clava la cobardía y lo escurridizo que es el personaje, además de hacer creíble que se haya pasado doce años con forma de rata. No sale mucho, pero su Peter hace el máximo esfuerzo de sus acciones con el fin de salvar su pellejo, fiel al personaje.

Finalmente, Gary Oldman como Sirius encarna muy bien la mezcla de locura, rencor y ganas de matar que tiene el personaje al principio, y poco a poco se va haciendo más simpaticote hasta esa despedida final con Harry en la que Sirius parece encarnar a Dumbledore por un momento. Una pena que sus escenas sean breves, pero tampoco sale mucho más en la novela.

Cosas que me han gustado:

Aunque toda la parte de Marge escala un poco rápido (lo que pasa durante una semana aquí sucede en una noche), no por ello la escena resulta peor. Me recordó un poco a la película Matilda. Es una escena estupenda y muy divertida. Aunque Dudley no tiene ninguna frase sus reacciones (o falta de ellas) resultan altamente cómicas.

Toda la escena del autobús noctámbulo es puro oro. Hasta Rowling dijo que ojalá se le hubiera ocurrido a ella lo de la cabeza parlante. "¡Sopa de guisantes! ¡Cométela rápido o te comerá ella antes!"

Me gustó que Arthur se molestara en explicárselo todo a Harry (o casi todo). Es preferible a que Harry se entere por casualidad, sobre todo porque Arthur pretendía contárselo también en el libro, así que no le causa un perjuicio al personaje y hace que traten a Harry como a un adulto.

Los dementores dan un miedo que te cagas: el frío, la oscuridad, la mano pustulante, la figura encapuchada que parece aspirarte tu propia esencia... lo clavaron, y no se nota demasiado que están hechos por ordenador.

Hermione surgiendo de la nada y asustando a Ron nunca se hace viejo. También podría ocultar mejor el giratiempo, cuando se quita la chaqueta en Cuidado de Criaturas Mágicas se ve de sobra.

Buckbeak está muy bien fabricado, es una combinación de un animatrónico y montaje por ordenador. Aunque la escena de Harry montándolo sobre el lago sobra bastante, las reacciones de Harry durante la escena son divertidísimas.

El mapa del merodeador está muy bien hecho. Y Honeydukes es delicioso con sólo verlo. Como siempre, el nivel de detalle es asombroso. Hablando de Hogsmeade, hubiera preferido que no fuera sólo Harry quien escuchara la historia de Sirius, pero su reacción está muy conseguida. "¡Era su amigo!"

Finalmente, todo el montaje del viaje en el tiempo está muy trabajado. Dejan muy claro que la línea temporal ya estaba cambiada desde el principio, mientras que en el libro se intuye menos.

Cosas que no me han gustado:

¡Harry no puede usar la magia durante el verano! ¿En qué estaban pensando al hacer que practicara conjuros en casa de los Dursley? Lo peor es que luego hablan de que no se puede hacer magia fuera de la escuela, así que no es que se les haya olvidado.

No me gusta que quiten la parte en la que Harry vive solo en el Callejón Diagon. Podían haber hecho algún montaje en vez de toda la parte del Monstruoso Libro de los Monstruos, que no tiene demasiado valor.

Hubiera preferido que volvieran a presentar a Snape antes de la aparición del boggart-Snape, que no fuera obvio cuál es el boggart de Harry, y el payaso en la caja da demasiado miedo para ser algo gracioso, además de que es obvio que el boggart de Lupin es una luna, debería ser una simple esfera para mantener el misterio. Es una pena, porque el montaje de la escena es muy bueno, pero lo podrían haber mejorado mucho teniendo en cuenta estas cosas.

No me gusta nada cómo hicieron la escena del quidditch: escobas en llamas, nada de Cedric, una snitch eléctrica, las nubes formando un Grim, persecución aérea de dementores... Muy absurdo todo, la verdad.

La escena en la que Harry sigue a Pettigrew de noche (sin su capa invisible, por alguna razón), condensa bien los eventos de Snape y Lupin, pero se hace un poco extraña. sale un poco de la nada.

Peter, al volver a transformarse en rata, pierde la ropa... que ganó al transformarse en humano. Muy lógico todo.

Podrían haber explicado que James y sus amigos inventaron el mapa del merodeador, porque todos parecen saber lo que es sin explicación. Ya sé que la escena en la Casa de los Gritos es muy densa en el libro, pero al menos eso tendrían que haberlo dicho.

Y para acabar, algunas curiosidades interesantes:
  • El escenario de la Casa de los Gritos se construyó especialmente para que temblara, añadiendo un matiz de inseguridad a todo lo que pasa. 
  • El director del coro está interpretado por el mismo actor que el profesor Flitwick en las películas anteriores (también hace de Griphook). Al final se decidió hacer de ambos el mismo personaje, y Flitwick mantiene su nuevo aspecto en las películas siguientes.
  • Un divertido juego: fijaos en los cuadros que hay por la escalera en la escena del ataque a la Dama Gorda, y quizás veáis un par de veces a la jirafa que pasa por detrás de ella cuando explica su historia. ¡En una ocasión pasa por varios cuadros a la vez!
  • Esto pasa durante los créditos de cierre (atentos a la esquina de abajo a la izquierda):



No hay comentarios:

Publicar un comentario