lunes, 4 de abril de 2016

Capítulo 18: Lunático, Colagusano, Canuto y Cornamenta

En el capítulo 18 de El prisionero de Azkaban, Lupin comienza a contar su historia vital, atando cabos para explicar todo lo que está sucediendo a los confusos Harry, Ron y Hermione.

Este es un capítulo cortito, que sirve para introducir la historia de los Merodeadores y presentar el trasfondo de casi todo lo que ha sucedido en el libro. En cierto modo, es lógico que sea Lupin quien lo cuente todo: aunque Sirius se puede considerar el protagonista de esta historia, todos juegan un papel, y el de Lupin es ser a la vez origen y testigo de todo lo que ha sucedido, pues fue por causa suya que sus amigos se hicieran animagos, dando lugar a todo lo demás.

Dejando aparte todas las revelaciones que revela su testimonio (Lupin, Sirius, Peter y James crearon el Mapa del Merodeador, todos menos Lupin son animagos no registrados, etc.), lo que se denota en él es la gran culpa que rodea a Lupin; fue por acompañarle en sus transformaciones por lo que sus amigos infringieron la ley, y estuvo infringiendo las precauciones que Dumbledore había tomado para que él pudiera estudiar en Hogwarts, como Harry este curso (de ahí su seriedad al regañarle).

Podría decirse que al contarle todo a Harry Lupin busca redimirse por lo que él considera una traición hacia aquellos que le ofrecieron su apoyo y amistad; desconfió de Sirius incluso antes de su supuesta traición a pesar de ser quien le conocía mejor después de James, y no reveló a Dumbledore la identidad de animago de Sirius porque confiase en él, sino porque temía la reacción del director al enterarse de sus pasadas trastadas. Creo que quiere revelarlo todo desde el principio para tratar de hacer las cosas bien esta vez.

Por su parte, a Sirius no podría importarle menos la historia de Lupin en ese momento; lo único que quiere hacer es matar a Peter de una vez todas para vengarse de la muerte de Lily y James y de su encarcelamiento injusto y terminar lo que empezó trece años antes. Resulta bastante divertido ver cómo Sirius interrumpe todo el rato a Lupin porque quiere acabar de una vez y lo demás le da bastante igual.

Lupin sólo consigue el interés de Sirius cuando Snape entra en la conversación; de esta forma, se amplía un poco el tema de la broma letal contra el profesor, que resultó ser cosa enteramente de Sirius, aunque Snape se enteró entonces del secreto de Lupin y pensó que los demás estaban en el ajo.

Y es ahí, cuando Snape entra en la conversación, que el susodicho hace acto de presencia, revelando que llevaba un rato allí escuchando oculto bajo la capa invisible de Harry. Veremos qué pasa ahora.

Observaciones y curiosidades:
  • Evidentemente, cuando la puerta se abrió sola fue por Snape, que había entrado cubierto por la capa invisible. Me parece curioso que se tomara tanto tiempo para revelarse. ¿Querría recabar información o esperaba el momento más oportuno para hacer su entrada dramática?
  • El hombre lobo que mordió a Lupin no fue otro que Fenrir Greyback, que se convertirá en un aliado de Voldemort en la segunda guerra. 
  • Lo que dice Lupin en el original es que trató de convencerse a sí mismo de que Sirius usaba artes oscuras para entrar en Hogwarts y así no tener que confesar a Dumbledore que había traicionado su confianza; en la traducción queda todo un poco confuso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario