lunes, 11 de abril de 2016

Capítulo 19: El vasallo de Lord Voldemort

En el capítulo 19 de El prisionero de Azkaban, tras librarse de Snape Sirius y Lupin fuerzan a Peter a revelar su identidad, causando que Harry deba tomar ciertas decisiones.

En este capítulo, más que nunca, es cuando puedo llegar a sentir pena por Snape. Por fin ha acorralado a quien él cree que traicionó a Lily, que además es uno de los miembros del grupo que se metía con el en el colegio, y otro de este grupo al parecer le estaba ayudando mientras fingía ser amistoso.

En cierto modo es muy similar a Harry en el momento en que "descubrió" que sus padres fueron traicionados por su amigo Sirius; sin embargo, para los demás es un hombre rencoroso que busca una venganza vacía por los abusos que se cometieron contra él hace años. Resulta fascinante.

Cuando Snape queda fuera de juego por necesidad, Harry y Hermione quieren aportar un poco de lógica a todo el asunto, pues Sirius y Lupin siguen su propio rollo y la narración de Lupin del capítulo anterior no ha aclarado demasiado de lo que está pasando en el momento presente.

Harry quiere saberlo todo por motivos personales, y Hermione para satisfacer su curiosidad y que todo tenga lógica, pero Ron lo único que quiere es defender a Scabbers, por eso queda tan dolido cuando resulta que de verdad era un animago todo el tiempo. No se habla mucho de la reacción de Ron, pero por lo poco que vemos está claro que se siente traicionado y asqueado. No es para menos.

En cuanto a Peter, pronto se revela como lo que es, un despreciable cobarde que se aferrará a cualquier cosa para salvar su pellejo. Aunque en un principio intenta vender la historia de que se ocultó por miedo a Sirius y a los mortífagos, Sirius es capaz de derribar todos sus argumentos sin dificultad; al fin y al cabo, ha estado doce años preguntándose por los motivos de Peter y ahora le tiene bien calado.

Por suerte para él, Harry ha oído suficiente y ahora es capaz de tomar decisiones de forma madura y sin dejarse llevar por sus impulsos; oyendo a Sirius hablar de lo que pasó realmente, puede sentir que dice la verdad, y aunque todo lo que él creía cierto resultó tener otra cara, si está seguro de algo es de que su padre no hubiese aprobado que Sirius y Lupin se convirtiesen en asesinos, mucho menos por causa suya. Por eso hace lo que hace, y es un momento clave que formará su carácter en el futuro.

Y así, una vez explicado todo, se forma un variopinto grupo con la misión de entregar a Peter al Ministerio y exculpar a Sirius. Tristemente, las cosas no van a ser tan fáciles.

Observaciones y curiosidades:
  • Snape menciona que Lupin no se ha tomado la poción matalobos esa noche; esa es la causa de que se transforme en el siguiente capítulo. 
  • En el original, Sirius dice que fue al escondrijo de Peter la noche de la muerte de Lily y James para ver si estaba bien, no para asegurarse de que fuera de fiar como dice en la traducción. En el original Sirius no se huele nada raro hasta encontrarse vacío el escondrijo de Peter y sin signos de lucha. 
  • Es de notar que Peter pasa de llamar a Voldemort por sus habituales pseudónimos entre los magos a llamarle "señor tenebroso", el nombre que usan los mortífagos, en el momento en que deja de intentar demostrar su inocencia.
  • El conjuro Férula que usa Lupin obtiene su nombre de la férula real, un dispositivo o estructura que se aplica para sostener una parte del cuerpo con fines terapéuticos. Proviene de la palabra latina ferula, un instrumento de madera que se usaba en las escuelas para castigar a los niños traviesos, y que se aplicó más tarde a todo tipo de aparatos de madera, llegando a usarse como elemento médico. 
  • Asimismo, el conjuro Mobilicorpus que usan Lupin y Sirius para mover a Snape proviene de las palabras latinas mobilis, que significa "mover" y corpus, que significa "cuerpo". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario