lunes, 14 de marzo de 2016

Capítulo 15: La final de quidditch

En el capítulo 15 de Harry Potter y el prisionero de Azkaban, las cosas están tan tensas con Malfoy que la muy esperada final de quidditch cobra aún más importancia.

Aunque al final se ha decidido que Buckbeak sea ejecutado debido a los contactos y a la intimidación de Lucius Malfoy, al menos tal situación tiene el efecto de limar al fin las asperezas entre Ron y Hermione, con Ron ofreciéndose a quitarle a Hermione la carga de ayudar a Hagrid y Hermione disculpándose por lo ocurrido con Scabbers. Es un gustazo ver al grupo unido de nuevo, la verdad.

A pesar de todo, Hermione está llegando al culmen de su agotamiento, de ahí cosas tan raras en ella como darle un bofetón a Malfoy (bien merecido, por otra parte), saltarse Encantamientos sin venir a cuento y abandonar Adivinación después de un tenso intercambio con Trelawney. Tanto viajar por el tiempo tiene sus consecuencias, y está claro que Hermione está empezando a perder los nervios.

La anticipada final de quidditch hace que todo lo demás quede en suspenso; después de muchos esfuerzos, Gryffindor por fin tiene opciones a llevarse la copa después de varios años, y por primera vez desde que Wood es capitán del equipo; como es su último curso en Hogwarts, el capitán de Gryffindor está obsesionado con conseguir ganar el campeonato antes de graduarse. Por supuesto, todos los alumnos de Gryffindor apoyan a su equipo, y los compañeros de Ravenclaw y Hufflepuff también van con ellos porque no quieren que gane Slytherin.

Tanta animadversión hacia Slytherin puede parecer excesiva, pero su comportamiento en el partido la merece. Aparte de Malfoy, que ha entrado en el equipo a golpe de talonario, todos los jugadores son del tipo enorme y fuerte, no hábil, y buena parte de su actuación en el partido es agredir de forma ilegal a los jugadores de Gryffindor cuando no pueden superarles en habilidad.

A la emoción habitual de los partidos de quidditch se le añade que Gryffindor debe ganar por un mínimo de 210 puntos, ya que ambos equipos tienen el mismo número de victorias pero Slytherin tiene 50 puntos más que ellos. Esto pone más énfasis de lo normal en la actuación del resto del equipo, y no seguimos sólo a Harry como en otros partidos. En general, esta final es el partido de quidditch más ameno de la saga, en mi opinión.

Al final, Harry consigue coger la snitch en el último momento tras ayudar al equipo a conseguir la ventaja necesaria, dándole la victoria a Gryffindor; aunque durante el capítulo hay algunas posibles predicciones de desastre, como la supuesta visión del grim por parte de la profesora Trelawney y la más real visión del mismo junto a Crookshanks por parte de Harry, al final todo ha salido bien, y Harry y sus amigos se merecen esta victoria.

Ya habrá tiempo para que las cosas empiecen a ir mal.

Observaciones y curiosidades:
  • En varias ocasiones en el capítulo Hagrid llama Beaky a Buckbeak en el original.
  • La contraseña "Pitapatafrita" de este capítulo es en el original Flibbertigibbet, que significa "mujer casquivana o libertina".
  • Cuando Trelawney cuenta que la bola de cristal saldrá en el examen y Hermione hace un comentario sarcástico, en el original Harry y Ron se ríen intentando no hacer ruido; en la traducción se omite esta frase. Si os fijáis, en la siguiente frase dice que era difícil saber si la profesora "les" había oído, cosa rara si sólo ha hablado Hermione.
  • El original añade, cuando Harry se dice que lo apostaría todo a que lo que vaya a decir Trelawney no son buenas noticias, que incluso apostaría su Saeta de Fuego. 
  • En la traducción Harry se refiere una vez a Crookshanks como Patizambo por alguna razón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario