lunes, 1 de junio de 2015

Capítulo 13: Nicolás Flamel

En este capítulo, Harry y sus amigos por fin resuelven el misterio del objeto enigmático (que todos sabíamos cuál era porque es el título del libro), así que lógicamente tienen que surgir nuevos problemas para que avance la historia. Además, Neville. ¿Empezamos?

Me gustaría repasar los pasos que han ido siguiendo Harry, Ron y Hermione para resolver este misterio: primero, Harry se enteró de que Dumbledore quería sacar un misterioso objeto de Gringotts, y con razón, pues intentaron robarlo ese mismo día; después, descubrieron sin querer que en el pasillo prohibido se ocultaba un perro gigante de tres cabezas que protegía una trampilla, y que Snape intentaba pasar por ella. Finalmente, cuando Snape intentó atacar a Harry, él y los otros se lo contaron a Hagrid, a quien se le escapó el nombre de Nicolás Flamel, cuya identidad es la clave para llegar a la respuesta. Hay más elementos que componen el misterio (y algunos están basados en suposiciones equivocadas), pero más o menos esta es la estructura.

En cualquier caso, ahora las piezas están en su sitio: el objeto misterioso es la Piedra Filosofal, una poderosa gema capaz de dar la vida eterna y riquezas ilimitadas. Lo interesante es que no es raro que nadie quiera obtenerla dadas sus asombrosas cualidades, así que ya nadie duda de los motivos de Snape para robarla. Como siempre, las cosas no son tan sencillas.

No ayuda mucho que Snape insista en ser árbitro en el siguiente partido de Gryffindor; intenta proteger a Harry, pero todo el mundo (especialmente Harry) piensa que intenta que Gryffindor no gane el partido o que intentará atacar a Harry aprovechando su posición, o las dos cosas. Para añadir más insulto a la herida, Dumbledore asiste al partido sin decirle nada a Snape, impidiendo que Quirrell pueda hacer nada y, por tanto, haciendo inútil todo lo que Snape intentaba hacer. No es raro que esté tan agresivo al final del capítulo, e incluso eso juega en su contra.

Su "conversación" con Quirrell, aparte de no conseguir nada, termina por convencer a Harry de que Snape es el malo y que el pobre Quirrell es el único que intenta evitarlo. Snape está muy frustrado por no conseguir pruebas definitivas de que Quirrell va a por la Piedra y está empezando a desesperarse, con funestas consecuencias.

En otro orden de cosas, este es un capítulo importante para Neville. Después de haber sido el pardillo de la clase durante todo el libro, al fin amasa el valor suficiente para responder a Malfoy e incluso de pelearse con Crabbe y Goyle. Que perdiese es lo de menos, lo importante es el valor demostrado, y ha quedado demostrado que Neville tiene de sobra. Es un tío muy grande, y lo será cada vez más.

Ahora la cosa está aparentemente clara para los protas: mientras Quirrell siga oponiéndose a Snape, todo irá bien. Lástima que las cosas no sean tan simples, pero al haber resuelto el misterio de Flamel Harry, Ron y Hermione no tienen ningún otro papel activo que jugar en la trama, a menos que Hagrid tenga algo más que decir, por supuesto.

Observaciones y curiosidades:
  • En realidad Nicolás Flamel existió en la vida real, hacia el siglo XIV. Fue un alquimista francés que es conocido por supuestamente haber obtenido la Piedra Filosofal, pero murió sin que se pudiera confirmar su existencia (¿o no? Se dice que unos saqueadores profanaron su tumba en busca de la piedra y la encontraron vacía). 
  • Por cierto, las fechas del libro que consulta Hermione se corresponden más o menos con las edades que tendrían Flamel y su esposa de haber seguido vivos en el año en que se desarrolla la historia. ¿Los libros de Hogwarts se autoactualizan para estar siempre al día? Me apunto a eso. 
  • Harry menciona por primera vez que piensa que Snape puede leer las mentes. No anda desencaminado.
  • El nombre del conjuro Locomotor Mortis viene del latín: loco viene de locus, lugar, motor significa "el que se mueve", y mortis singifica muerto o inerte. Básicamente, el conjuro deja inerte la capacidad de moverse de un lugar a otro. Vamos, que no puedes andar porque te han pegado las piernas. 
  • Me parece que no queda muy claro en la traducción, pero Snape le da a Hufflepuff su primer penalti porque George le ha lanzado una bludger a él, a Snape.
  • Finalmente, se menciona que Fred y George han robado comida de las cocinas; más adelante descubriremos que hacerlo no es tan difícil como pueda parecer.

3 comentarios:

  1. En el libro queda muy raro lo de la bludger, sí que parece que Snape pite penalti porque los Weasley hagan su trabajo.
    ¿Snape puede leer mentes? No tengo ni idea de los "límites mágicos" de este hombre.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el quinto libro descubrimos que hay una rama de la magia llamada legeremancia que te permite entrar en la mente de la gente mediante contacto ocular. Snape, Dumbledore y Voldemort son algunos de sus practicantes.

      Eliminar
    2. Así mira tan fijamente este hombre... Pero ese poder en manos de un profe tan estricto como Snape no mola nada.
      Cuando, algún día, lleguemos al quinto... aiiis! Qué lejos se ve eso ¿eh?
      Voy a echar cuentas para ver cuando nos toca, ¿se nota que estoy en la hora de estudio, verdad? jejej

      Eliminar