lunes, 4 de julio de 2016

Capítulo 8: Los Mundiales de quidditch

En el octavo capítulo de Harry Potter y el cáliz de fuego, Harry y sus amigos presencian la épica final de quidditch, que está llena de sorpresas.

Todos llegan al fin al enorme estadio donde se va a celebrar la final; dado que tienen asientos de tribuna, pueden gozar de una vista privilegiada del partido y de una compañía de alta clase, incluyendo a los ministros de magia de Gran Bretaña y Bulgaria.

No toda la compañía es agradable, sin embargo; los Malfoy también han conseguido entradas de tribuna a golpe de talonario, y no dudan en mostrar su actitud desdeñosa hacia Harry, Hermione y los Weasley, si bien se cortan un poco para no dar mala impresión delante de Fudge.

Es curioso pensar que tanto los Weasley como los Malfoy han obtenido entradas de primera clase gracias a sus contactos; pero mientras que Lucius lo ha conseguido por su poder adquisitivo (no para comprar las entradas, sino como soborno disfrazado de donación), Arthur las ha conseguido como premio a su buen hacer y por ser amigo de todos. Recordad que todos los empleados del Ministerio a los que hemos visto en los últimos capítulos conocen a Arthur en persona, sin importar su departamento, algo raro teniendo en cuenta su baja posición. Claramente Arthur podría conseguir un mejor puesto si quisiera tirar de contactos.

Otro compañero en la tribuna es la pobre Winky, que se ve forzada a aguantar su miedo a las alturas para que Barty pueda tener unos momentos de libertad (y ya veis cómo se lo agradeció). Winky resulta ser una buena fuente de información sobre nuestro viejo amigo Dobby, que ahora que ha paladeado la libertad quiere asegurarse de no meterse en una casa en la que le traten de la misma forma que los Malfoy, algo comprensible.

La idea de que los elfos domésticos no quieren paga alguna por su trabajo proviene de una amplia tradición folclórica; la historia del zapatero y los duendes es uno de los ejemplos más conocidos. Desde nuestra perspectiva trabajar sin paga es básicamente esclavitud, pero para ellos es su medio de vida, es su cultura; consideran la paga como poco más que un insulto a su labor, que hacen por amor a ella. Es un tema complicado que se verá desarrollado a lo largo de este libro y más.

En cuanto al partido de quidditch, no hay mucho que decir, salvo la clara diferencia entre el juego de unos alumnos de instituto y el quidditch profesional, que es mucho más frenético y calculado. Irlanda tiene unos cazadores excelentes y que trabajan muy bien en equipo, pero es muy difícil que su buscador supere a Krum, así que se aseguran de sacar la mayor ventaja posible en caso de que no puedan conseguir la snitch, como al final sucedió. Victoria de Irlanda.

Ya estamos en julio, así que esta semana publicaré mi traducción del nuevo texto de Pottermore sobre la fundación de Ilvermorny. ¡Espero que os guste!

Observaciones y curiosidades:
  • No creo haberme percatado con Dobby mientras releía La cámara secreta, pero los elfos domésticos en el original hablan de sí mismos en tercera persona incluso cuando usan el pronombres de primera y segunda persona (por ejemplo, para decir "yo estoy" dicen I is en lugar de I am y para decir "tú estás" dicen you is en lugar de you are). 
  • La cara de asco de la madre de Malfoy, Narcisa, se debe sin duda a la presencia de Hermione (y posiblemente de los Weasley). Menuda carta de presentación para un personaje.
  • La etimología del conjuro sonorus es clara; procede del adjetivo latino del mismo nombre, y del que viene la palabra española "sonoro". Asimismo, quietus viene del adjetivo latino del que viene la palabra española "quieto", que también se puede aplicar al silencio o a la falta de ruido.
  • Las veelas son criaturas del folclore de Europa del Este, en ocasiones amables con los humanos pero también muy temperamentales. 
  • Los leprechauns son criaturas del folclore irlandés, muy conocidas por ser uno de los símbolos del Día de San Patricio. Los leprechauns suelen guardar oro, pero el que regalan a la gente es falso y se desvanece horas después, igual que ocurre aquí. Bagman aprovechó este oro para pagar a Fred y George su apuesta. 
  • Ron no se dará cuenta de que el oro que le dio a Harry se había desvanecido hasta meses después, cuando Hagrid lo comenta en una clase. A Harry también se le fue de la cabeza, cosa lógica teniendo en cuenta lo que pasó aquella noche. 
  • Las jugadas de quidditch que Harry observa en el partido con sus omniculares aparecen descritas en Quidditch a través de los tiempos

No hay comentarios:

Publicar un comentario