lunes, 20 de junio de 2016

Capítulo 6: El traslador

En el capítulo 6 de El cáliz de fuego, Harry y los demás se ponen en marcha hacia los Mundiales de quidditch, y Harry aprovecha el tiempo para aprender sobre medios de transporte mágicos.

Tal como dijo Molly, todos tienen que levantarse muy temprano (antes del amanecer, y están en agosto. Dado que el traslador se activa a las cinco y siete, todos se han tenido que levantar a las cuatro por lo menos) para ir hasta el estadio en el que se celebrará el partido. Como es lógico, Harry tiene curiosidad, pues al vivir en el mundo muggle no conoce los medios de que disponen los magos para desplazarse, especialmente a largas distancias.

Ya conocíamos las escobas voladoras y los polvos flu, y sabíamos que los magos habían adoptado medios muggles modificados como trenes, coches y autobuses, pero aún habíamos oído poco de la aparición, que se había mencionado de pasada hasta el momento. Consiste básicamente en desaparecer de donde estés y reaparecer en el lugar al que quieres llegar, casi instantáneamente, tipo teletransporte.

Sin embargo, es complicada de dominar y las consecuencias de fallar al aparecerse pueden ser desastrosas, así que sólo se permite aparecerse a los magos que hayan pasado un examen, en una especie de equivalencia al examen de conducir muggle, pues sólo pueden optar a presentarse los magos mayores de edad.

Dado que muchos magos no saben o no les gusta aparecerse, el Ministerio de Magia aplica en situaciones como los Mundiales un medio de transporte introducido en este capítulo, los trasladores. Un traslador es cualquier objeto al que se le aplica un conjuro determinado (portus), y que permite a quien lo toca transportarse a otra localización. Se pueden embrujar para que se activen en cuanto se toquen, en cuanto lo permita el creador del traslador, o a una hora determinada, como sucede en este caso.

Es de admirar todo el despliegue del Ministerio de Magia para permitir a magos de todas partes acudir a ver el partido, situando trasladores en localizaciones específicas y a horas determinadas para que los asistentes puedan ir llegando de manera escalonada. Es en uno de estos sitios donde Harry, Hermione y los Weasley se juntan con una cara conocida, Cedric Diggory, y su padre Amos.

Aunque ya sabíamos de Cedric desde el libro anterior, es ahora cuando se nos presenta de forma más personal, como un tío majo que no da la mayor importancia a lo sucedido en aquel partido entre Gryffindor y Hufflepuff, al contrario que su padre, que lo ve como un gran logro del que fardar. Aquí Cedric y Harry están en la misma onda, pues ambos están dispuestos a dejar lo sucedido atrás, pues al final lo que pasó no fue culpa de nadie, abriendo paso a su futura colaboración.

En todo caso, todos cogen el traslador a su hora y llegan al lugar en el que se celebrará la final de los Mundiales. Veremos qué sucede ahora.

Observaciones y curiosidades:
  • La despartición no es exactamente como Harry se imagina; cuando le sucede a Ron en Las reliquias de la muerte comenta para sí que es mucho peor de lo que creía.
  • En el original, no dicen que Charlie se apareció sobre unos viejecitos, sino sobre una señora mayor que estaba comprando sola.
  • En este capítulo hace su debut el conjuro convocador, accio, que atrae los objetos hacia el usuario del hechizo, y que le será muy útil a Harry en el futuro. Su nombre viene del verbo latino accio, que significa "invocar" o "llamar".
  • Le explicación de Arthur sobre el montaje de los campos de quidditch con el fin de evitar llamar la atención de los muggles se corresponde con la explicación de Quidditch a través de los tiempos, aplicable también a los campos de quidditch a nivel nacional para la liga. 
  • Cuando Amos Diggory dice que las entradas no le han salido tan caras como a otros, en el original dice más o menos lo mismo, pero da la impresión de que lo dice al ver con cuánta gente va Arthur, pues tantas entradas costarán lo suyo (y quizás no sepa que le han invitado). 
  • Evidentemente, los Lovegood de los que hablan Arthur y Amos en este capítulo son Luna y su padre Xenophilius. Cuando van a su casa en Las reliquias de la muerte, Ron comenta que viven en la misma zona que La Madriguera. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario