lunes, 26 de octubre de 2015

Capítulo 16: La Cámara de los Secretos

En el capítulo 16 de La cámara secreta, Harry y Ron al fin descubren casi toda la trama de la Cámara de los Secretos, pero el Heredero de Slytherin tiene sus propios planes y Lockhart está un poco por ahí en medio, aunque no por mucho tiempo.

Irónicamente, después de tirarse medio curso en el baño de Myrtle la Llorona ahora que Harry y Ron necesitan hablar con ella no son capaces debido a las estrictas medidas de seguridad. Mientras esperan su oportunidad reciben tres noticias:

- Los exámenes empezarán pronto (¡Hola! ¡Estamos en un colegio!), y la verdad es que a los alumnos no les hace mucha gracia tener que estudiar en estas circunstancias. Sobre todo los alumnos de quinto y séptimo tienen que estar pasándolo mal con esto dado que sus exámenes son especialmente importantes para su futuro. También es un recordatorio de que la varita de Ron no funciona bien, se agradece.

- Ginny intenta confesar a Harry y Ron lo que sucede, pero no puede por culpa de Percy, que cree que quería contarles el secreto de que tiene novia. ¡Madre mía, Percy, hay cosas más importantes, y además tu novia está petrificada! ¡Un poco de compasión! Tampoco entiendo por qué lo querría mantener en secreto exactamente. En el siguiente curso no se molesta en ocultarlo.

- Las mandrágoras estarán listas para curar a los petrificados al día siguiente, con lo cual en principio las propias víctimas podrán identificar a su atacante y todo se podrá solucionar. A pesar de ello, me alegro de que Harry y Ron no se queden pasivos y aprovechen la oportunidad de hablar con Myrtle la Llorona cuando se les presenta.

Gracias una vez más a la estupidez de Lockhart, Harry y Ron se escabullen para ir al baño de las chicas, pero McGonagall los pilla y tienen que inventarse que iban a ver a Hermione a la enfermería para no cargársela. No todo es en vano, pues la visita les permite saber lo que Hermione había averiguado antes de ser atacada: el monstruo de Slytherin es un basilisco.

Gracias a esta nueva información, Harry es capaz de hilar toda la trama, resolviendo la mayoría de los enigmas planteados. Por una vez me alegro de que sea Harry quien encaje las piezas y no Hermione o Dumbledore, aunque técnicamente Hermione lo resolvió primero.

Tristemente, antes de que puedan informar a los profesores de lo que han averiguado, el Heredero de Slytherin se les adelanta "secuestrando" a Ginny y llevándosela a la Cámara. Lo que no entiendo es por qué Harry y Ron no hablan con los profesores, y cuando deciden hacerlo van a ver a Lockhart, cuando desde el principio no han confiado en él en absoluto.

Al final, se descubre lo que ya se sospechaba: Lockhart es un fraude que ha estado aprovechándose del mérito de otros. Harry y Ron le desarman fácilmente pero deciden llevárselo a la Cámara con ellos. ¿Por qué? Ni idea. A lo mejor es para que les haga de escudo humano.

Al fin los chicos consiguen hablar con Myrtle, y su testimonio, combinado con la información que tienen sobre el basilisco y el habla pársel de Harry, permiten al grupo llegar hasta la Cámara. Sin embargo, Lockhart hace un intento desesperado por guardar las apariencias, que se ve frustrado por la varita rota de Ron y que convenientemente separa a Harry de sus acompañantes.

Ahora Harry se queda una vez más solo ante el peligro, y tendremos la respuesta a las dos preguntas que quedan por resolver: ¿Quién es el heredero de Slytherin? ¿Y qué tiene que ver Ginny con todo esto? ¡Nos vemos!

Observaciones y curiosidades:
  • En el original, se añade que Ron entendió lo que quería hacer Harry al darle la razón a Lockhart, y por eso le siguió el rollo. En la traducción parece que Ron comprenda sinceramente los "problemas" de Lockhart.
  • En Quidditch a través de los tiempos se dice que los libros de la biblioteca de Hogwarts están hechizados para castigar a aquel que les haga algo, e incluso Dumbledore es incapaz de evitar sus efectos. Sabiendo que Hermione arrancó la página sobre el basilisco de un libro de la biblioteca, quizás se libró de esos hechizos al petrificarse. ¡Arrancar las páginas de los libros está muy mal, chicos!
  • Muchos se preguntan cómo puede estar la entrada a la Cámara de los Secretos en un baño moderno si fue instalada en la fundación de Hogwarts. En Pottermore se explica que en el siglo XVIII Hogwarts imitó los avances en fontanería muggle por conveniencia. Más información en este enlace.
  • En el original, Lockhart no dice que les contará a los demás que Harry y Ron perdieron el conocimiento al ver el cuerpo de Ginny, sino que perdieron el juicio. 
  • El encantamiento Obliviate sirve para borrar recuerdos del objetivo, en general recuerdos específicos. Los magos lo usan mucho cuando los muggles ven cosas que no deberían ver. El nombre proviene del verbo latino oblivio, que significa olvidar. 
  • En una entrevista, Rowling contó que tuvo que decidir si hacía que las gafas ofrecieran protección ante la mirada del basilisco. Al final decidió no hacerlo porque hay bastante gente en Hogwarts que lleva gafas, empezando con el propio Harry, y causaría problemas innecesarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario