lunes, 30 de marzo de 2015

Capítulo 4: El guardián de las llaves

En el capítulo 4 de La piedra filosofal, la magia irrumpe en la vida de Harry con la sutileza de un hombre barbudo de tres metros. Tampoco es que nadie se vaya a quejar, aparte de los Dursley.

Eres un mago. Toma ya. Hagrid no se anda con chiquitas y, mientras que no se esperaba tener que darle a Harry el informe completo de su vida secreta, no se corta ni un pelo. Y eso está bien. En cierto modo Harry ya lo intuía, pero es muy realista que le cueste creerlo. No es sólo que sea mago, sino que además es famoso por haber derrotado a un mago tenebroso muy chungo antes de tener conciencia de sí mismo. Es todo un revés para cualquier niño.

Pero si bien Hagrid no se corta a la hora de contar lo que debe saber, siempre lo hace con cariño y con su bienestar en mente. De sus actos y sus palabras se desprende un gran cariño hacia Harry, y es esto lo que le convierte en un gran personaje. Hagrid sabe lo que es sentirse desplazado y quiere hacer lo que esté en su mano para que Harry se sienta aceptado entre los magos, como hizo Dumbledore con él. Es adorable.

En otro orden de cosas, este es un momento importante para Petunia, como se demuestra por su discurso en este episodio. La envidia que sentía por su hermana cuando pudo ir a Hogwarts y ella no se tradujo en rencor y finalmente en odio, y Harry es un recordatorio constante de ese rechazo. Ahora que parece inevitable que Harry vaya a seguir los pasos de su hermana, ya no puede aguantar más. Sin embargo, es difícil sentirse mal por ella; si hubieran tratado mejor a Harry, quizá no se hubiera ido con el primer semigigante que pasara. Se siente.

En todo caso, ahora Harry puede al fin entrar en el mundo mágico, y podremos decirle adiós a los Dursley al menos por un capítulo. La cosa pinta bien. Como Harry dirá más adelante: "no sabía lo que le esperaba, pero no podía ser peor que lo que dejaba atrás".

Observaciones y curiosidades:
  • Cuando Hagrid habla de los padres de Harry, menciona que en Hogwarts eran los primeros. En la traducción original dice que fueron delegados o Premios Anuales, como será más adelante Percy.
  • Las tres familias que Hagrid menciona como víctimas de Voldemort aparecen después mencionadas en La Orden del Fénix: Los McKinnons y los Prewett fueron miembros de la Orden del Fénix (y la señora Weasley se apellida Prewett de soltera) y aparecen dos personajes relacionadas con los Bones, Amelia y Susan Bones. 
  • Adjunto el contenido de la carta, ya que lo prometí la semana pasada. Está también en inglés, y no dice exactamente lo mismo que la de este capítulo, pero bueno: 

1 comentario:

  1. ¡Heey!
    ¿En los libros te cuentan más sobre la expulsión de Hagrid y lo de sentirse desplazado? Me llama bastante la atención.
    Por cierto, te he nominado al premio Liebster. Básicamente, son algunas preguntillas sobre el blog. Así, si quieres, cambias un poco la rutina XD
    http://labibliotecaderachel.blogspot.com.es/2015/04/una-de-premios-parabatais-liebster.html
    ¡Un saludoo!

    ResponderEliminar