lunes, 23 de marzo de 2015

Capítulo 3: Las cartas de nadie

En el tercer capítulo de la piedra filosofal, el destino de Harry se acerca inexorablemente y a los Dursley no les gusta un pelo, aunque tampoco pueden hacer nada para evitarlo.

Este capítulo probablemente sea uno de mis favoritos de aquellos en los que salen los Dursley, y es porque después de todo lo que le han hecho a Harry al fin reciben parte de lo que se merecen. Me hace mucha gracia, porque aunque los Dursley se enorgullecen de ser súper normales son de todo menos eso, y este capítulo lo demuestra.

La verdad, después de lo que le pasó a Petunia de niña, lo lógico sería esperar que estuvieran sobre aviso para cuando a Harry le llegara la carta. Es posible que creyeran que con su genial educación normalizadora Harry fuera lo bastante no mágico para que no le quisieran. Nótese el obvio sarcasmo.

Desde luego, la reacción de Vernon es exagerada hasta el límite. Me imagino a Dumbledore riéndose de sus patéticos intentos por evitar las cartas y enviando cada vez más y más para divertirse antes de mandar a Hagrid.

Una de las mejores cosas de este capítulo es que en su paranoia los Dursley se olvidan de mimar a Dudley, y me encanta verle pasándolo mal. Tristemente, no se olvidan de tratar mal a Harry, siendo aún peor cuando se avecina su cumpleaños.

¡Hagrid al rescate!

Observaciones y curiosidades:
  • Hay un fallo de traducción importante en una frase de Vernon cuando discute con Petunia sobre la carta. Normalmente no lo pondría íntegro pero me parece importante. En la versión traducida dice:
 "¿no lo juramos cuando recibimos y destruimos aquella peligrosa tontería?" 

mientras que en la inglesa dice algo como: 

"¿no juramos cuando le recibimos que acabaríamos con aquella peligrosa tontería?". 

Parece un cambio pequeño pero creo que vale la pena notarlo.
  • Los calcetines viejos de Vernon que le regalaron a Harry el año anterior son los mismos que usará en El prisionero de Azkaban para envolver su chivatoscopio y ahogar el ruido que hace. 
  • Petunia es muy rápida en proponer escribir de vuelta a Hogwarts. Es como si supiera que pueden ponerse en contacto con la escuela, como si ya lo hubiera hecho antes... Es coña, en realidad sí que envió una carta a Hogwarts una vez. 
  • Adjunto unas fotitos de la primera carta de mi colección personal de parafernalia de Harry Potter (no me juzguéis). El texto de la carta me lo guardo para la semana que viene.




3 comentarios:

  1. ¡Qué fuerte! ¡Tienes la caaaarta! Entonces, ¿¿¿Qué haces aquí en vez de en Hogwarts??? jejej

    ResponderEliminar
  2. Ten por seguro que Dumbledore todavía se está riendo. Por cierto, invítame un día a tu casa y recuérdame que lleve una mochila vacía donde quepan muchas cosas, cosas ajenas por ejemplo.

    ResponderEliminar
  3. Acabo de encontrar este blog y me gusta mucho!
    Es bueno saber que no soy la única fan de Potter que le gusta analizar los capítulos de nuestra querida saga :)

    ResponderEliminar