lunes, 16 de marzo de 2015

Capítulo 2: El vidrio que se desvaneció

En el capítulo dos de Harry Potter y la piedra filosofal, nos trasladamos diez años en el tiempo para ver cómo ha sido la vida de Harry con los Dursley desde que le dejaron allí.

Aunque no es sorprendente ver que Harty no lo esté pasando bien con sus tíos y su primo, la situación de Harry en Privet Drive resulta excesivamente horrorosa.

En serio, tienen a Harry en tan malas condiciones que es un milagro que le dejen comer en la misma mesa que ellos. Le tienen en una pequeña alacena bajo las escaleras (cuando tienen una habitación de sobra que podría utilizar), y Harry pasa en ella la mayoría del tiempo. También le obligan a hacer las tareas de la casa y toda su ropa es vieja y excesivamente grande para él. Visto esto, creo que podemos agradecer que los Dursley se molestaran en comprarle a Harry unas gafas cuando las necesitó para ver, aunque sólo fueran un par.

Además de dejar claras las malas condiciones de vida de Harry, Rowling también aprovecha para contar las situaciones extrañas que le pasan a Harry, y que son causa de malestar para sus tíos. Estos inexplicables contratiempos se deben a la magia que Harry está empezando a demostrar y que es común en los magos cuando son pequeños. Los Dursley saben muy bien de qué se trata, y por eso reaccionan de forma tan exagerada a cualquier cosa que Harry haga o diga que se salga de lo normal.

Sus reacciones denotan su mentalidad cerrada; al castigar a Harry por cualquier cosa rara que haga esperan conseguir que se comporte como una persona normal, pero son las circunstancias estresantes en las que los Dursley le ponen las que causan la magia. Notad que los ejemplos que Harry recuerda se deben siempre a las acciones de Dudley o de los padres Dursley.

Hablando de Dudley, si los Dursley son crueles en exceso con Harry, a la vez son buenos en exceso con Dudley, que como resultado se ha convertido en un niño mimado que siempre tiene que tener lo que quiere. Imaginaos tener treinta y nueve regalos en vuestro décimo cumpleaños. Yo ya me sentiría satisfecho si tuviera esa cantidad de regalos en el total de mis primeros diez cumpleaños (Además, ¿cuánto se supone que gana el Vernon en su trabajo? Tiene que ser mucho si se puede permitir comprar tanto regalo). El contraste entre los dos primos es obvio y marca aún más lo desgraciado que es Harry.

Para terminar, quiero destacar el gran juego que hace Rowling en este episodio. Al introducirnos en las señales de magia de Harry, asumimos que el incidente de la boa constrictor es uno más (y lo es, al menos en lo referente al cristal que desaparece), y de esta forma nos oculta el hecho de que hablar con las serpientes no es algo común en los magos, información que no descubriremos hasta el siguiente libro. Un ejemplo más del cuidado de Rowling en formar un universo cohesionado.

Observaciones y curiosidades: 
  • Cuando Petunia le grita a Harry desde fuera de la alacena, la traducción española no dice exactamente quién grita. Yo pensé la primera vez que era Harry, lo cual no tiene mucho sentido.
  • Curioso que lo único que le gusta a Harry de su aspecto es su cicatriz, cuando es lo único que no ha heredado de sus padres sino de su asesino. Ahí lo dejo.
  • Se hace mención de la señora Figg, que en La Orden del Fénix se revela como una squib apostada en el vecindario por Dumbledore. 
  • También se hace mención de Marge, la hermana de Vernon, que hará su gran aparición en El prisionero de Azkaban.
  • El bocadillo de Harry que Dudley no se quiere terminar es un helado en la versión inglesa. Empezaba a creer que los Dursley ni siquiera le daban de comer a Harry. Es demasiado incluso para ellos.
  • En la versión inglesa, la serpiente se despide en pársel usando la palabra portuguesa para amigo, que es la misma que en español. Desde luego, es algo difícil de traducir. 

2 comentarios:

  1. Ya te lo he comentado pero a mí también me gustaría saber cuánto puede costar un taladro para poder derrochar tanto en regalos. ¿Igual se refieren a taladros industriales y maquinaria enorme y cara...? Porque si es de los de mano para hacer chapucitas en casa, tendrán que vender muchos.
    Tus observaciones y curiosidades, muy cuidadas. Siempre encuentro alguna cosilla que se me ha pasado por alto o que no conseguía ubicar.

    ResponderEliminar
  2. Lo de las gafas se me pasó mencionarlo, después de todo, tienen algo de humanidad.
    Y sobre lo de la señora Figg no tenía ni idea, acabo de buscarlo en google para enterarme un poco más ya que, al mencionarlo, pensaba que era mágica pero no.
    Eso sí, lo que más me ha gustado de la entrada es tu mención a la cicatriz de Harry, pero ¿le gusta porque tiene una parte de Voldermort o te dan alguna explicación a lo largo de los libros o simplemente lo dejan así?
    Como dice Frikilóloga, siempre hay alguna curiosidad que se nos pasa y tú encuentras.
    ¡Un saludoo!

    ResponderEliminar