lunes, 6 de julio de 2015

Harry Potter y la Piedra Filosofal: la película



Hoy, como colofón a las reseñas de La Piedra Filosofal, voy a hacer una de la película basada en los eventos de la novela, dirigida por Chris Columbus. Aunque la he visto en el idioma original, ni mi inglés ni mi memoria son tan buenos como para hacer una comparación de traducción como he hecho con los capítulos del libro, así que me limitaré a hacer algunos comentarios sobre la versión inglesa.

Pero antes de eso toca un comentario general de la película. En general, como adaptación es bastante buena, cubre casi todos los eventos del libro, y los que no aparecen no son especialmente relevantes para la trama, así que no se nota mucho su pérdida. Películas posteriores plantearon una aproximación más pragmática a la trama, así que en comparación con ellas La Piedra Filosofal resulta muy cercana al original.

Por otro lado, en su esfuerzo por tratar todo lo posible, la película a veces resulta demasiado rápida. El año escolar pasa casi sin que te des cuenta; por cómo es la película, no sería descabellado decir que los eventos terminan antes de marzo, por ejemplo, en vez de en junio como en la novela. En películas posteriores se aseguran de mostrar el paso del tiempo, quizá porque en esta película no se aprecia bien.

Algunas escenas se cortan tanto que incluso pierden su gracia. La parte de Norberto, por ejemplo; la reducen tanto que casi no tiene sentido que la incluyan siquiera en la película, más allá de que todo mola con dragones. Toda la trama de Hermione hasta Halloween queda también muy rara; primero son tan amigos para que acaben en el pasillo prohibido, y luego se pelean para poder ser amigos otra vez por lo del trol.

Y no perdono que omitan la escena de la prueba de las pociones; encima, para cuadrar las recompensas finales, le dan a Hermione todo el protagonismo en el Lazo del Diablo, y a costa de que Ron quede como un estúpido. Eso no mola nada. Por lo menos la prueba del ajedrez es espectacular, y Ron queda en ella como el amo que es. La prueba de las llaves estuvo bien, pero me sobró mucho que se pusieran todas a perseguir a Harry menos la que debía coger.

Los actores son todos estupendos; los adultos son muy profesionales, y le dan una gran personalidad a sus personajes, incluso aquellos que aparecen poco (la señora Hooch, por ejemplo). Los niños son adorables y es difícil imaginar a alguien más en su papel; en español no se nota tanto porque sus dobladores son adultos, pero cuando escuchas sus voces reales te das cuenta de que son unos mocosos, y hablan y se comportan como tal. Tom Felton en particular le da a Malfoy ese toque de "soy un niño pijo y mimado" que hace que te quieras reír de él en cada escena suya.

Pero sin duda lo mejor de la película es su capacidad para introducirnos en el mundo de Harry Potter. Los escenarios están construidos y decorados con un nivel de detalle asombroso: el callejón Diagon, Gringotts, Hogwarts, el Gran Comedor, la sala común de Gryffindor, el campo de Quidditch...Todo parece real y al mismo tiempo lejano, y produce la sensación de estar allí, de estar viviéndolo todo junto a Harry. Con la abundancia de modelos digitales que se dan en el cine hoy en día, se agradecen estos detalles. Incluso las monedas están hechas hasta el último detalle.


Ahora quiero hablar de mi experiencia al ver la película en inglés por primera vez. Como ya he comentado, ver a los actores usar su verdadera voz ayuda mucho a hacerse con el personaje, y en los niños se nota mucho más porque no están disfrazando su voz, es la suya real. En general, me sorprendió lo bien que se les entendía a todos; aunque los subtítulos ayudan mucho, desde luego, no son imprescindibles. A los británicos se les suele entender mejor que a los irlandeses o a los estadounidenses, y aquí se nota.

Como curiosidad, decir que la pronunciación que tenemos aquí en España de Hermione ("ermión", con H muda) no es la original inglesa, que se pronuncia algo así como "hermaiony" (con H aspirada). Tuve que oírlo varias veces para darme cuenta de a quién se estaban refiriendo. Es una locura.

Antes de terminar, una última cosa: ¿a qué viene lo de dejar que Harry vea cómo Quirrell se desintegra, y que Voldemort se convierta en una especie de fantasma que noquea a Harry antes de darse el piro? Entiendo que hacer que Dumbledore llegue en el último momento no quedaría tan bien en pantalla, pero toda la parte del Voldemort fantasma es muy rara, y cuando la vi en el cine la primera vez me quedé muy rallado. Además, se contradice con que Harry no había visto morir a nadie hasta Cedric. Creo que es mi escena menos preferida de la película (mi favorita es cuando a Malfoy le castigan junto al trío. La cara de Harry es épica.).

En resumidas cuentas, aunque como es lógico tiene sus fallos, la adaptación cinematográfica de Harry Potter y la Piedra Filosofal es una película muy digna y fiel a la novela, y acierta de pleno en lo esencial, que es dar la bienvenida a este nuevo mundo mágico en el que nos estamos introduciendo. Recomiendo leer antes el libro, por supuesto, pero no habrá demasiados problemas si la película va primero. También recomiendo verla en inglés si es posible, para apreciar los matices de las voces originales.

Y esto es todo con respecto a La Piedra Filosofal. El próximo lunes empezaremos con La Cámara Secreta, y así hasta que algún año de estos terminemos con la saga. ¡No dejéis de vernos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario