lunes, 6 de abril de 2015

Capítulo 5: El Callejón Diagon

En el capítulo 5 de La Piedra Filosofal, al fin empezamos a descubrir el mundo mágico, y Harry tiene que esforzarse para acostumbrarse a su nuevo status quo, lo que no le resulta fácil cuando todos le tratan como a una especie de héroe.

Este capítulo es muy importante para desarrollar el carácter de Harry. Mientras que en el capítulo anterior Hagrid trataba de hacer las cosas un poco mascables, aquí ya ni siquiera se esfuerza en facilitarle a Harry su inmersión en el mundo mágico. Las cosas son así y tendrás que hacerte a ello. Y funciona.

El lector se siente más que nunca en la piel de Harry mientras explora este mágico mundo que se abre ante él. Como haría cualquier niño en su lugar, quiere verlo todo y saber de todo. Pero con tantas ganas de integrarse como tiene Harry, es muy realista que no se sienta aún parte de este nuevo mundo.

El trato que recibe de aquellos que han oído hablar de él choca muchísimo con el que recibe de los que no saben quién es, y este contraste es muy duro para cualquiera, más para un niño. Harry se ve medio forzado a cumplir con las expectativas que siente de los demás, pero no se ve capaz. Él quiere ser uno más, eso es todo.

Junto con este nuevo mundo se nos presentan a un montón de personajes nuevos que jugarán un papel mayor o menor en la saga. Tom el tabernero, Quirrell, Griphook, Malfoy y su familia, y Ollivander. Ya habrá tiempo más adelante para hablar sobre Quirrell y Malfoy, así que hoy quiero hablar sobre Ollivander.

Las varitas juegan un papel esencial en el mundo mágico, y por ello bien está recordar lo que aprendemos sobre ellas de Ollivander. Cada mago tiene una varita con la que siente mayor afinidad, y usar la varita de otro mago resultará en peores resultados. Es la varita la que escoge al mago, esto es muy importante. Y finalmente, las varitas que comparten un núcleo del mismo origen son hermanas, y aunque no se diga aquí, esta unión conlleva ciertas particularidades.

Ollivander es un mago que, a fuerza de comprobar de primera mano las afinidades existentes entre magos y varitas, puede llegar a atisbar el potencial de un mago cuando lo ve. Esta es lo que le diferencia del resto; cuando dice que Harry tiene potencial, no es por su fama, sino por po que le dice su experiencia.

Pero Harry no debe preocuparse por eso ahora; debería estar más incómodo por lo que pasará cuando llegue a la puerta de los Dursley cargado de compras mágicas. Por suerte solo le queda un mes con ellos y podrá ir a Hogwarts al fin.

Observaciones y curiosidades:
  • En este libro hay un error de traducción en el que se llama a los duendes de Gringotts gnomos. En libros posteriores se usa el término correcto, y en ediciones posteriores de este libro ya se corrige. 
  • La declaración de Hagrid de que Gringotts es el lugar más seguro para guardar algo, excepto Hogwarts, es un ejemplo de un elemento que vuelve después para volver una vez más posteriormente. En este caso, Harry deduce que la Piedra Filosofal está en Hogwarts en base a esta frase, y la recuerda de nuevo mucho después para deducir que uno de los horrocruxes de Voldermort está en Gringotts... y otro en Hogwarts.
  • ¿Cómo volvieron los Dursley sin el bote? No es que me importe mucho, pero ahí lo dejo.
  • Bathilda Bagshot, la autora del manual Historia de la Magia, será un personaje relevante en Las Reliquias de la Muerte.
  • También aparece Newt Scamander como autor de Animales fantásticos y dónde encontrarlos, libro que está documentando en su aparición en la película del mismo nombre.
  • Aunque en la película Quirrell lleva su turbante en la escena del Caldero Chorreante, en la novela no queda claro si lo lleva o no, y después el propio Quirrell comenta que Voldemort le poseyó después de fallar en robar la Piedra Filosofal, intento que se produce después de su encuentro con Harry y Hagrid. 
  • Cuando Harry le pregunta a Hagrid sobre lo que hay en la cámara 713, la traducción omite la afirmación de Hagrid de que se juega su trabajo si se lo cuenta.
  • Cuando están yendo a la salida de Gringotts, Hagrid le dice a Harry que no pregunte nada y que mantenga la boca cerrada; en el original le dice que es mejor que no pregunte para que él, Hagrid, no abra la boca, porque podría vomitar por el mareo. Esta frase me chocó mucho cuando la leí la primera vez; pensaba que Hagrid estaba demasiado borde.
  • En la traducción española Ollivander trata a Harry de tú, pero en el original le trata de señor y tal. 
¡Hasta el próximo lunes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario